• María Bermejo

Lámparas Fase: el mayor éxito de la industria española de los 70.

Ha aparecido en numerosas películas, series de televisión y revistas de diseño, es un objeto de deseo a nivel internacional. La casa de subastas Christie, una de las más importantes del mundo, ha vendido varias piezas y coleccionistas de todas las partes del globo parecen estar dispuestos a pagar más de 1.000 euros por algunos modelos “raros”. En 1stdibs, el líder indiscutible del mercado de lujo online, puedes encontrar hasta 20 piezas cuyos precios alcanzan hasta 2.000 dólares. Son españolas y, a día de hoy, piezas fetiche para los hypsters y amantes de lo vintage por obra y gracia de Don Draper (Mad Men).

vía: AD Spain


La inspiración.

“La luz es esencial para todo el mundo, por eso… ¿por qué no darle el vestido adecuado? Tan importante como la luz es la forma en que esta se muestra. Sería una bombilla sin más, hablando desde el punto de vista decorativo, si no tuviera una buena lámpara que atenuara su luminosidad” Así hablaba de las lámparas Fase su fundador Pedro Martín, el madrileño que decidió montar, junto con el diseñador Luis Pérez de la Oliva, una empresa de productos cotidianos de diseño moderno y precio ajustado. Corría 1964 y fue, durante sus primeros años de vida, cuando lanzaron al mercado sus diseños más exitosos… (Boomerang 64, Boomerang 2000, Faro y Presidente – la lámpara presente en el despacho del mítico Don Draper).

vía: vntg.com


El diseño.

Unas adelantadas a su época. De diseño futurista, las lámparas FASE ofrecían una magnífica combinación de metal y madera, unos cromados muy cuidados y una amplia gama de colores para elegir. Una de sus características más destacadas es la forma en que se pueden mover las pantallas de estas lámparas. Una sofisticada junta, en forma de rótula, creada por los diseñadores de Fase durante los primeros años de existencia de la empresa, permite que, tanto pantalla como base, roten sobre si mismas llegando incluso a giros de 360º. El cristal difusor de la pantalla se convirtió también en un distintivo comercial de la empresa española. Gracias a su diseño, las lámparas FASE pronto se hicieron famosas en países como: Inglaterra, Francia, Italia, Alemania o los Estados Unidos.

vía: Pamono


Llévatela a casa

Conseguir hoy una de estas piezas objeto de deseo es complicado y, además, no es barato. Las lámparas FASE son muy codiciadas y, al descenso del número debido al paso del tiempo, hay que sumar la alta demanda de escenógrafos que las buscan para formar parte en películas o series. Pero, si tu presupuesto te lo permite, siempre puedes darte una vuelta por 1stdibs, La Recova (aquí he llegado a verlas con etiqueta y todo) o, por qué no, por Wallapop o algún otro portal de segunda mano. Eso sí, si optas por comprar a un particular, asegúrate de que estás comprando un original prestando atención a algunos de los detalles que te he contado antes. A día de hoy muchas se encuentran ya incompletas.


¿Sabías qué…

Aunque es un icono del diseño industrial español y ahora un “must have” hay mucha gente que asocia estas lámparas con recuerdos no muy gratos pues era fácil encontrarlas en comisarías, despachos de médicos o incluso en el despacho del director que sólo visitabas cuando habías hecho algo malo? :P


¿Has aprendido algo nuevo con la entrada de hoy? Si es así cuéntaselo a todo el mundo. Todos los lunes creo contenido sobre piezas icono, interioristas o estilos decorativos en La Escuelita. Recuerda que, además, estamos en Instagram publicando a diario contenido sobre decoración.