• María Bermejo

Silla Cesca: la silla más famosa del siglo XX, de…

Actualizado: jun 12

… la Bauhaus, de Instagram y de un largo etcétera. Reconocible como ella sola, la silla Cesca es, hoy por hoy, una de las sillas más icónicas del estilo mid-century. Su estructura tubular hace las delicias de los amantes de la decoración por su diseño industrial. Sin embargo, su vestido de cannage, le confiere un aspecto más artesanal consiguiendo así que parezca una silla cómoda y flexible. Fue una revolucionaria en su época y dio mucho qué hablar. Muchos años después, sigue estando de rabiosa actualidad.


vía: Domestico


La historia.

Marcel Breuer fue un arquitecto y diseñador industrial, de origen húngaro, cuyo papel en la Bauhaus de Weimar fue determinante. Se formó en ella en la época de mayor esplendor de la escuela, coincidiendo con Walter Gropius como director, y llegó incluso a ser profesor de la misma en la especialidad de ebanistería. Fue en la Bauhaus cuando, en 1928, diseñó la silla que se conoció, en un primer momento, como B32 y a la que llamó después Cesca en honor a su hija Francesca. Pero Breuer era judío por lo que, con la llegada de los nazis al poder, tuvo que exiliarse. Continuó su carrera primero en Londres y luego en Estados Unidos donde alcanzó gran éxito y desarrolló muchos de sus más conocidos diseños.

vía: Selency


El diseño.

La Cesca es una de las sillas más representativas del estilo mid-century y Breuer se inspiró en el acero tubular de una bicicleta para diseñarla. Está formada por una estructura tubular de acero cromado sin sujeción en la parte de atrás lo que hace que su diseño sea muy atractivo. La estructura, en forma de voladizo, sujeta el respaldo y el asiento. Estas dos piezas, están revestidas por una rejilla de caña o cannage sujetas a un bastidor de madera de haya. Hay dos modelos de silla: con brazos y sin ella y, tanto estos como el asiento y el respaldo, pueden ir tapizados en una amplia gama de tejidos o pieles. El nombre original es B32 para la silla sin brazos y B64 para la versión con brazos aunque ambas, como habrás leído antes, cambiaron después su nombre por el de la hija de Breuer.


Llévatela a casa.

Las sillas las comercializa la firma americana Knoll y tienen un coste aproximado de 1.000€ dependiendo del modelo y los acabados. Por su hechura, no es una silla de la que haya sido fácil hacer muchas buenas réplicas aunque existen modelos similares así que, si el presupuesto no te llega para la original, busca en rastros, mercados y almonedas porque igual encuentras alguna buena réplica. Si quieres asegurarte de estar comprando la original fíjate que la silla tenga una placa de Knoll en la parte de atrás del asiento.

Foto: Calivintage - vía: Apartment Theraphy


El dato curioso.

Todo el mundo atribuye la autoría del diseño de la silla Cesca o B32 a Marcel Breuer sin embargo, puede que no fuera así. En 1927, un diseñador holandés, Mart Stam, había presentado, un año antes de la presentación oficial de Breuer, una silla de características muy similares. Por esta razón, Stam llevó a juicio a Breuer y lo ganó. Lo curioso del caso es que, por esas mismas fechas, un ayudante de Mies van der Rohe creó también un diseño de silla similar por lo que… ¿Qué fue antes, el huevo o la gallina?


¿Has aprendido algo nuevo con la entrada de hoy? Si es así cuéntaselo a todo el mundo. Todos los lunes creo contenido sobre piezas icono, interioristas o estilos decorativos. Puedes leer mis entradas en la categoría La Escuelita. Recuerda que, además, estamos en Instagram publicando a diario contenido sobre decoración.