• María Bermejo

La silla Thonet: El producto industrial con más éxito del mundo.

Actualizado: feb 1

Le Corbusier dijo de ella que nunca se había “creado algo tan elegante ni tan bien concebido, con una ejecución tan precisa ni tan práctico” Es una pieza eterna, con un estilo inconfundible y una robustez sorprendente. Puede que no sea la más sofisticada de la red pero, indiscutiblemente, cambió la historia del

mueble moderno.


vía: The Golden Girl


La semana pasada te contaba en The Singular Room por qué la Lámpara Arco es el icono del diseño italiano y, esta semana, volamos hasta Alemania para hablar de la silla de las sillas. La silla que determinó y marcó la historia del diseño de mobiliario e interiorismo aunando innovación y practicidad poniéndola al servicio de la funcionalidad.


Thonet cambió las reglas encontrando nuevas técnicas para curvar la madera y creando un novedoso proceso de fabricación que la conviritieron en referente mundial

La inspiración.

Principios del siglo XIX, el diseño de muebles quedaba reservado a ebanistas y artesanos y la posibilidad de innovar era, cuanto menos, limitada. Pero no para todo el mundo. Michael Thonet, ebanista de profesión, cambió las reglas. Se empeñó en encontrar nuevas técnicas que le permitieran curvar madera maciza y crear nuevas formas que, hasta el momento, eran inconcebibles. Y lo consiguió. Pero, no conforme con eso, siguió experimentando hasta dar con un método que le permitió no sólo crear curvas maravillosas sino también muebles desmontables. Su evolución constante y el novedoso proceso de fabricación hicieron posible que, en 1850, se empezara a producir en serie.


vía: El Mueble


El diseño.

La silla Thonet está presente en los diseños de interiores de más rabiosa actualidad y, para nada, aparenta tener los años que tiene. En 1840, el Primer Ministro y Ministro de Asuntos Exteriores del Imperio Austriaco, fascinado por el carácter innovador de los diseños de Michael Thonet, le invita a viajar a Viena. Allí el joven ebanista consigue domar la madera maciza sometiéndola a presión y a vapor causando furor en la época. Desde entonces y hasta 1930 la silla nº 14, que se había convertido en el símbolo de la cultura de cafetería vienesa, se había reproducido más de 50 millones de veces.


6 piezas, 2 tuercas y 10 tornillos componen esta silla que empezó a enviarse, en grupos de 36, a todas las partes del mundo en una caja de transporte de un metro cúbico.

Llévatela a casa.

Thonet quería acabar con los costosos sistemas de modelado a cincel y con las uniones mediante ensamblajes. Buscaba un mueble de estética sencilla y bajo precio y, una vez más, lo consiguió. La silla está compuesta por 6 piezas, 2 tuercas y 10 tornillos. Puede montarse y desmontarse con facilidad y su creador demostró al mundo que podía enviar 36 sillas a cualquier parte del planeta en una caja de transporte de 1 metro cúbico. Sin saberlo, Michael Thonet había creado el producto industrial con más éxito del mundo y había cambiado la historia del mueble moderno. Toulouse Lautrec la pintó en sus obras. Picasso la tenía entre sus favoritas y Le Corbusier cayó rendido a sus pies. Es, sin duda alguna, uno icono del modernismo o Art Noveau.


vía: Skona Hem


Sabías qué…

En una ocasión, las sillas Thonet se utilizaron para amueblar uno de los restaurantes de la Torre Eiffel de París por ser consideradas las más robustas del mercado. Durante el montaje, una de las sillas cayó al suelo desde una plataforma situada a más de 57 metros de altura y no sufrió ningún daño.


¿Has aprendido algo nuevo con la entrada de hoy? Si es así cuéntaselo a tus amigos. Nos encanta compartir contigo estas curiosas historias sobre piezas de diseño icónicas así que, cuando quieras disfrutar de un rato de lectura, suscríbete y las recibirás en tu mail. Recuerda que, además, estamos en Instagram publicando, a diario, contenido sobre decoración muy inspirador.